Cocina fácilTips D'Gari

Tip: Desmolda tus gelatinas como un profesional

By septiembre 14, 2020febrero 26th, 2021No Comments

¡Deja de comer la gelatina directo del molde! Sigue estos sencillos tips para desmoldar tus gelatinas. Ya no habrá pretextos para no lucir tus hermosas gelatinas como se debe.

 

Sin duda alguna preparar gelatina es rápido, fácil y delicioso; pero cuando se trata de desmoldar las gelatinas, no siempre salen como lo planeas y puedes pensar que es mejor darte por vencido. Sigue leyendo y te demostraremos que desmoldar gelatinas es algo que no debes de temer.

 

Prepara tu molde

Antes de verter tu mezcla de gelatina a tu molde preferido, es importante que utilices un poco de aceite para engrasar el molde (sí, como con los pasteles). Con un poco de aceite vegetal y una brocha o toalla de cocina, esparce uniformemente el aceite por todo el molde. Esto creará una capa que facilitará desmoldar tu gelatina una vez que esté cuajada. También puedes aplicar aceite en aerosol, pero recuerda no usar demasiado.

 

Agua caliente

El primero de los métodos para desmoldar tu gelatina sin que se despedace es introducir la gelatina con todo y molde en un poco de agua caliente. Esto hará que los bordes de tu gelatina se derritan ligeramente y puedas desmoldarla con facilidad.

 

Ten cuidado de no salpicar directamente tu gelatina con el agua caliente porque puede ser que se comience a derretirse toda ¡y es algo que no queremos! Igualmente, no dejes mucho tiempo el molde de gelatina dentro del agua caliente, porque puede derretirse de más y resultar algo desastroso.

 

Después de haber hecho lo anterior, coloca un plato sobre el molde de gelatina y voltea vigorosamente. Si no se suelta automáticamente, da unos golpecitos al molde y verás como la gelatina se deslizará a tu plato sin ningún problema.

 

Levanta con mucho cuidado el molde para verificar que se despegó bien tu gelatina. De no ser así, es conveniente que la introduzcas nuevamente en agua caliente para que tu gelatina no se rompa.

 

Considera el material de tu molde de gelatina. Recuerda que el metal es mejor conductor de calor, lo que significa que tendrás que introducirlo menos tiempo al agua hirviendo si tu molde es de cristal o plástico.

 

Separa los bordes

Esta técnica funciona muy bien si previamente engrasas tu molde con un poco de aceite vegetal. Con tus dedos humedecidos con agua fría, separa con cuidado los bordes de la gelatina. Cuando veas que la gelatina está bien separada del molde, entonces coloca un plato arriba de ésta y gira con energía para que salga sin romperse del molde.

 

También puedes usar una espátula húmeda con agua fría, pero lo importante es que jamás utilices agua caliente para este proceso porque los bordes de la gelatina se pueden derretir.

 

Soplete

Otra opción que se usa mucho en cocinas profesionales es calentar el recipiente con un soplete de cocina. Es importante para esta técnica que el molde sea de un material que soporte el fuego directo, porque de lo contrario podría ser un desastre y tendrás que buscar un nuevo molde para tu cocina.

 

¿Qué te parecen estos tips? Fáciles, ¿no? Una vez que hayas practicado estas recomendaciones para desmoldar tus gelatinas, elige tu método favorito y a perfeccionarlo. Practica con tu Grenetina D’Gari® y verás que, en poco tiempo, tus gelatinas quedarán iguales a las de un profesional.